lunes, 6 de febrero de 2012

Coches Victoria en Viña del Mar: Una realidad patética y decadente

Un verano más en la Ciudad Jardín, turistas nacionales y extranjeros acuden a Viña del Mar atraídos por los encantos de la "Ciudad Bella"; el Festival, las playas, áreas verdes, la arquitectura centenaria de palacios que en otros tiempos albergaron a las más renombradas familias de la zona, y los paseos en carroza para la clase emergente dispuesta a pagar por unos minutos de "glamour" en los otrora aristocráticos coches victoria.

Hasta aquí todo parece "Ciudad Bella", pero lo cierto es que
 tras la idílica imágen de magníficos corceles que pasean la carroza patronal por un periplo de ensueño hay una realidad patética y decadente.




Se trata de una veintena de caballos que cuando no están inmovilizados por horas, trotan por el asfalto de las calles viñamarinas con las herraduras sueltas, desgastadas, con exceso de pasajeros, no disponen de agua, a todo sol, exhibiendo cicatrices del huasquéo en el rostro, el lomo, cuello, algunos con los huesos a la vista, si hasta yeguas preñadas se han visto subiendo a penas la pendiente que conduce al terminal de Sausalito al terminar la jornada.

No hay glamour en el maltrato animal ni en los actos u omisiones de la autoridad que, en los hechos, lo toleran y perpetúan. Años de denuncias para que todo siga igual, abuso y explotación. Quien afirme lo contrario que diga ¿dónde está el agua que deben beber durante el día los caballos? (50 lts. o más dependiendo de la actividad realizada) ¿dónde está la sombra que protege del sol inclemente en Av Perú? Y, habiendo normas que obligan al cuidado debido de estos equinos en particular ¿dónde ha estado la autoridad comunal para hacer cumplir la ordenanza que regula esta materia, para prevenir, corregir, fiscalizar y sancionar cuando corresponde?.

Ciertamente esto ocurre desde siempre y, con seguridad ya es muy tarde para los caballares que tras colapsar han terminado sus días en el matadero, sin recibir ni aún en la hora de su muerte un trato digno. Pero el hecho de que el maltrato animal sea una costumbre tolerada socialmente no nos obliga a aceptarla como normal, no toda tradición es cultura y nada justifica el suplicio a que son sometidos los caballos de los coches victoria.

Hasta ahora las denuncias han sido más bien casuísticas y de algún modo se han disgregado en el mar de problemáticas y tópicos edilicios.

Por ello decidimos hacer un informe que sistematizara el historial de denuncias y sumara una bitácora de observación de dos veranos consecutivos (2011 - 2012) que de cuenta de las numerosas, graves y reiteradas infracciones y malos tratos a que son sometidos los animales en cuestión.

Con fecha 2 de febrero, entregamos este informe (70 págs.) acompañado de una carta dirigida a la máxima autoridad comunal, Sra. Virginia Regginato, solicitando tres medidas:

se ordene proporcionar a los equinos, en todos los terminales y de modo permanente, ahora y sin más dilaciones, AGUA Y SOMBRA(MEDIDA DE AUXILIO);

- se efectúe, por especialistas, una evaluación clínica para cada uno de los caballos,

- y se inicie la discusión de una nueva ordenanza que regule los paseos turísticos en Viña del Mar.

Así mismo ponemos en conocimiento de toda la comunidad, especialmente de las nuevas generaciones, un video que resume la investigación de esta ONG y que refleja de modo inobjetable la urgente necesidad de reaccionar, como sociedad, como ciudadanos, demostrando a la autoridad comunal que este problema sí nos afecta, sí nos importa y sí nos moviliza.



En lo inmediato hacemos un llamado a exigir, de modo respetuoso, a la máxima autoridad edilicia, Sra. Virginia Regginato, el cumplimiento de la norma y la ejecución de las medidas de auxilio (agua y sombra) para los caballos de los coches victoria, hoy muriendo de sed mientras, a metros de distancia, con abundante agua se riegan parques y jardines del balneario viñamarino.

Hacemos un llamado a difundir, a registrar imágenes que den cuenta de las infracciones señaladas en el video, a sumarse a esta campaña de sensibilización y a denunciar una situación inaceptable en el siglo XXI, en un país que se dice civilizado y que, desde 2009, cuenta con una Ley de Protección Animal.




Ecopolis Disciplinas Integradas
Viña del Mar, año 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario